Opinión

Astillero | El fiscal que dejó Graco

Por: Julio Hernández López

Claudia Sheinbaum podría conseguir en horas lo que Cuauhtémoc Blanco Bravo no ha podido en años: deshacerse del turbio fiscal general de Morelos, Uriel Carmona Gándara, herencia del perredista Graco Ramírez, quien como gobernador en febrero de 2018 envió a la 53 legislatura estatal una terna con el nombre de Carmona, predestinado a ganar, Juan Salazar Núñez, luego designado fiscal anticorrupción, y Javier Pérez Durón.

El propio Blanco Bravo denunció en enero de este año ante la Fiscalía General de la República a su antecesor Ramírez, a los dos fiscales, Carmona y Salazar, y a diputados locales, un presidente municipal, un senador, una magistrada y el presidente de la mesa directiva del Congreso estatal.

Aseguró que en Morelos los operadores del crimen organizado “siempre han sido protegidos de ex gobernadores y éstos sí habían pactado con el poder en turno. Las mantas y narcomantas seguirán apareciendo porque hay muchos narcopolíticos y políticos a los que les estorba este futbolista, como me dicen (…) Hay jueces, fiscales, policías estatales y municipales” metidos en el negocio (https://bit.ly/3tatuiF).

Recuérdese que el propio Blanco aseguró en septiembre de 2020 que el fiscal general Carmona “sabe quién es” el responsable de la ejecución, en febrero de 2018 a las puertas de su casa, de Samir Flores, activista relevante contra el Proyecto Integral Morelos, “pero no quiere decirlo por miedo” (https://bit.ly/3NNF8cS).

Ahora, el caso de la joven Ariadna Fernanda López Díaz, encontrada muerta en un paraje de Morelos, coloca al sombrío fiscal Carmona y a sus protectores políticos bajo fundado señalamiento de ocultamientos y manipulaciones que podrían implicar su destitución y consignación judicial.

El presidente López Obrador informó que él aprobó la destitución de la subdirectora de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Elena Burns, por desacuerdos irremontables con el titular, Germán Martínez Santoyo. Y que ha ofrecido a la ex funcionaria dos opciones para que continúe colaborando con la llamada 4T.

Ayer, Víctor Manuel Toledo, quien fue titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), habló de los graves problemas ambientales de México. Aseguró que en el país hay 560 conflictos relacionados con temas de minería, nuevas carreteras, proyectos energéticos, turísticos, hídricos y de depredación forestal, entre otros.

Señaló que durante su estancia al frente de la Semarnat se descubrió que la mayor parte de los reportes técnicos relacionados con uso del agua en México están trucados, falsificados. En Conagua “hay corrupción total”, afirmó. “Yo denuncié también quiénes estaban debajo de la directora de entonces, la doctora Blanca Jiménez: los cinco subdirectores eran gente tremenda. Era coordinador personal alguien me parece de Peña Nieto, y todos con intereses ligados, como creo que también está el actual director de Conagua”.

Recordó Toledo: “todo un piso se quemó en Conagua; eran todos los archivos. Conagua siempre fue la caja chica del presidente, desde que lo fundó (…) Salinas de Gortari (…) ahí había una larga historia que desapareció”. Todo ello fue “tremendo”.

El ex secretario consideró que los presidentes progresistas o de izquierda se topan con intereses económicos y políticos muy difíciles de superar. En México, “cuando uno sueña con un gobierno de izquierda que llega, se ilusiona uno, pero la realidad está tremenda: un enfrentamiento en cada caso particular”. Entre otros obstáculos que conoció en su momento, mencionó al entonces consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer Ibarra, y a la actual secretaria de Energía, Rocío Nahle.

Aseguró Toledo que el presidente López Obrador ha tenido claroscuros en materia ambiental y que al final de su sexenio se podrá hacer un análisis a detalle de los resultados porque, a estas alturas, la calificación estaría a la mitad (https://bit.ly/3t8YvU2). ¡Hasta mañana!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

Related Posts